Colombia otorga beneficios migratorios a militares desertores de Venezuela

Colombia otorga beneficios migratorios a militares desertores de Venezuela

El Gobierno de Colombia informó este miércoles que otorgará una serie de beneficios migratorios a los 14.000 soldados venezolanos que desertaron del régimen de Nicolás Maduro y que se encuentra en su territorio desde el 23 de febrero a la fecha de la firma del memorando de entendimiento.

La medida, que cobijará a exsoldados, expolicías y sus familias, indica que gozarán de un Permiso Especial de Permanencia (PEP) con el fin de que “puedan desarrollar una vida como civiles y en completa normalidad mientras las condiciones de su país natal les permite volver a ejercer sus funciones en la fuerza pública”, indica un boletín informativo conjunto.

El documento suscrito por el departamento de migración, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el Ministerio de Educación y el Ministerio de Interior de la República de Colombia, señala que quienes se acojan “a las condiciones plateadas en el memorando” podrán acceder a atención básica, educación, salud y trabajo.

“El Gobierno Nacional de Colombia determinará los beneficiarios con base en la información cotejada con Migración Colombia, que incluiría a sus núcleos familiares, esto con el propósito de determinar el número total de personas que están bajo estas condiciones en el país”, aclara el oficio.

En esa medida, los venezolanos podrán acceder al PEP con una vigencia de 90 días prorrogables automáticamente hasta cumplir dos años, tiempo en que podrán recibir capacitaciones por parte del SENA, atención básica y un permiso de trabajo que les permitirá “ejercer una vida laboral remunerada que les permita la manutención y el sostenimiento mientras permanezcan en Colombia”.

Cabe aclarar, que las capacitaciones que recibirán tendrán como fin introducirlos al sistema laboral ya que no están autorizados para “ejercer funciones militares, ni policiales o de seguridad o de defensa” en el estado, ni tampoco “portar sus armas ni llevar sus uniformes”. Tras acogerse a los beneficios asumirán “el estatus de civiles”.

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias