Iglesia Católica debatirá ordenación sacerdotal de hombres casados

Iglesia Católica debatirá ordenación sacerdotal de hombres casados

Con el fin de garantizar los sacramentos en las zonas más aisladas del mundo, el Vaticano debatirá en el próximo Sínodo de Obispos la posibilidad de ordenar como sacerdotes a hombres casados.

En el “Instrumentos Laboris”, que es el documento que guía el trabajo de los obispos de los países involucrados en el Sínodo sobre la Amazonía, a celebrarse en Roma del 6 al 27 de octubre bajo el lema: “La Amazonia: nuevos caminos para la iglesia y para una ecología integral”, se presenta la sugerencia de nombramiento sacerdotal que entraría en debate en la asamblea.

El oficio publicado este lunes, plasma la solicitud para que en “las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”.

La iniciativa surge tras la escasez de sacerdotes y misioneros en grandes extensiones de Latinoamérica y la Amazonía, donde cerca del 70 % de estas regiones no tienen acceso a una misa semanal, según argumentan los ponentes del proyecto.

De acuerdo al profesor de teología moral de la Pontifica Universidad Gregoriana de Roma, Humberto Miguel Yáñez, quien fue uno de los presentadores de la propuesta, en la región amazónica “hay lugares donde los sacerdotes llegan cada dos o tres años” y pasan “años hasta que aprendan su cultura, mientras una persona del lugar puede inmediatamente traducir el evangelio”.

Bajo estas razones, entre otras, proponen recuperar “aspectos de la Iglesia primitiva” como los “viri probati”, que son hombres casados con una fe demostrada.

Además, sugieren “promover vocaciones autóctonas de varones y mujeres” que prediquen a indígenas desde su “cultura y lengua”, así como también “el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a una mujer” teniendo en cuenta “el papel central que hoy desempeñan en la iglesia amazónica”.

Por su parte, el cardenal Robert Sarah, rechaza la idea señalando que la ordenación de los “vivi probati” es una “violación a la tradición apostólica”.

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias