Exposición diaria a luz azul puede acelerar envejecimiento

Exposición diaria a luz azul puede acelerar envejecimiento

La exposición prolongada a la luz azul, como la que emana de los teléfonos móviles, ordenadores y otros domésticos, podría acelerar el envejecimiento, incluso si no afecta directamente a los ojos.

La nueva investigación, realizada por la Universidad Estatal de Oregon y publicado en la revista publicado en la revista ‘Aging and Mechanisms of Disease’, sugiere que las longitudes de onda azules producidas por los diodos emisores de luz dañan las células del cerebro y las retinas.

Para el estudio se utilizó la mosca de la fruta (‘Drosophila melanogaster’, empleada habitualmente en ensayos debido a los mecanismos celulares y de desarrollo que comparte con otros animales y con los seres humanos.

Jaga Giebultowicz, investigadora de la Facultad de Ciencias de la OSU que estudia relojes biológicos, dirigió una colaboración de investigación que examinó cómo las moscas respondían a las exposiciones diarias de 12 horas a la luz LED azul, similar a la longitud de onda azul de dispositivos como teléfonos y tabletas, y descubrió que la luz aceleraba el envejecimiento.

Las moscas expuestas a la luz azul mostraron daños en las células de la retina y las neuronas cerebrales y tuvieron una alteración de la locomoción: la capacidad de las moscas para escalar las paredes de sus recintos, un comportamiento común, disminuyó.

«Comenzamos a preguntarnos qué hay en el luz que es dañina para ellos, y observamos el espectro de luz –añade–. Era muy claro que aunque la luz sin azul acortaba ligeramente su vida útil, solo la luz azul solo acortaba su vida de manera muy dramática».

«Pero hay evidencia que sugiere que una mayor exposición a la luz artificial es un factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos –señala–. Y con el uso frecuente de iluminación LED y pantallas de dispositivos, los humanos están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul ya que los LED de uso común emiten una alta fracción de luz azul. Pero esta tecnología, la iluminación LED, incluso en la mayoría de los países desarrollados, no se ha utilizado lo suficiente como para conocer sus efectos a lo largo de la vida humana».

Mientras tanto, hay algunas cosas que las personas pueden hacer para ayudarse a sí mismas, como no sentarse durante horas en la oscuridad, dicen los investigadores. También usar gafas con cristales de color ámbar, que filtrarán la luz azul y protegerán las retinas, y configurar los teléfonos, portátiles y otros dispositivos para bloquear las emisiones azules.

Fuente: Europa Press

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias