Gobierno de Colombia afirma desconocer escuchas ilegales por parte de militares

Gobierno de Colombia afirma desconocer escuchas ilegales por parte de militares

El Gobierno colombiano del presidente, Iván Duque, afirmó este lunes que desconocía que militares estuvieran realizando escuchas ilegales a periodistas, políticos y jueces. Pidió que los uniformados que sean hallados responsables reciban sanciones ejemplares.

El pasado fin de semana la revista Semana publicó un ejemplar en el que dio a conocer indicios y testimonios que presuntamente comprometen a miembros del ejército en la intercepción de teléfonos y correos electrónicos, sin una orden judicial y al parecer con fines políticos.

Al respecto, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, expresó el rechazo de la administración de Duque a “cualquier tipo de persecución, seguimientos o interceptación ilegal en el país”. Aseguró que tuvieron conocimiento de los hechos “solamente” cuando “se leyó el artículo” del medio y que “hoy es de conocimiento público”. Por el contrario, el director de Semana, Alejandro Santos, aseguró que a mediados de diciembre se comunicó con el ministro y le informó que la revista adelantaba una investigación sobre interceptaciones ilegales del ejército.

Hoy Trujillo garantizó “transparencia” en el manejo y las investigaciones que promueve al respecto y señaló que “de hallarse que si hubo irregularidades, el gobierno exige que los responsables sean sancionados de manera ejemplar”. El fiscal general, Fabio Espitia, también aseguró que esa era una información que la “fiscalía no tenía” y que le pidió al funcionario de Defensa que le envié “inmediatamente” las pesquisas internas que haya efectuado su despacho.

En relación al caso, Espitia ordenó este lunes abrir una investigación en contra del general Nicacio Martínez, excomandante del Ejército, por las denuncias de chuzadas hechas desde dos batallones. Martínez dimitió de la comandancia en diciembre del año pasado, aduciendo motivos personales. Sin embargo, las averiguaciones de la revista señalan que su salida pudo deberse a otros motivos y que se precipitó por, presuntamente, no haber ejercido los controles suficientes al interior de la milicia, donde se habría utilizado un software de última tecnología llamado Hombre Invisible, para realizar las escuchas ilegales.

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias