Agua tibia del océano socava glaciares en Groenlandia

Agua tibia del océano socava glaciares en Groenlandia

Investigadores del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI), en Alemania,  han encontrado una explicación del porqué la capa de hielo de Groenlandia se derrite actualmente más rápido que hace unos años. La causa se debería a que no solo se está derritiendo en la superficie, sino también bajo el agua

El hielo de Groenlandia ahora se está derritiendo siete veces más rápido que en la década de 1990, un descubrimiento alarmante, ya que el cambio climático probablemente intensificará esta fusión en el futuro, haciendo que el nivel del mar aumente más rápidamente.

En consecuencia, los investigadores ahora están trabajando para comprender mejor los mecanismos que hay tras esta fusión. El hielo se derrite en la superficie porque está expuesto al sol y al aumento de las temperaturas. Pero ahora también ha comenzado a derretirse desde abajo, incluso en el noreste de Groenlandia, que alberga varias ‘lenguas de hielo’.

Cada lengua es una franja de hielo que se ha deslizado hacia el océano y flota en el agua, sin desprenderse del hielo terrestre. La lengua de hielo más larga, parte del ‘Glaciar 79° Norte’, tiene una enorme longitud de 80 kilómetros. En los últimos 20 años, ha experimentado una drástica pérdida de masa y espesor porque se ha estado derritiendo no sólo en la superficie, sino también y especialmente desde abajo.

Un equipo dirigido por la oceanógrafa doctora Janin Schaffer, del Instituto Alfred Wegener (AWI) ha identificado la fuente de esta intensa fusión bajo el agua. Las conclusiones de su estudio son particularmente inquietantes porque el fenómeno de fusión que descubrieron no es exclusivo del Glaciar 79° Norte, lo que significa que podría producir efectos similares en otros lugares.

Los investigadores llevaron a cabo el primer estudio extenso con barcos en el fondo del océano cerca del glaciar, que reveló la presencia de una depresión de dos kilómetros de ancho, desde cuyo fondo se canaliza directamente hacia el glaciar agua comparativamente cálida procedente del Atlántico.

Pero eso no es todo: en el curso de un análisis detallado del canal, Janin Schaffer descubrió una barrera que el agua que fluye sobre el fondo marino tiene que superar. Una vez sobre esa joroba, el agua baja por la parte posterior del apoyo y debajo de la lengua de hielo.

Gracias a esta aceleración de la masa de agua tibia, grandes cantidades de calor del océano fluyen más allá de la lengua cada segundo, derritiéndola desde abajo. Para empeorar las cosas, la capa de agua tibia que fluye hacia el glaciar se ha vuelto más grande: medida desde el fondo marino ahora se extiende 15 metros más alto que hace unos años.

«La razón de la fusión intensificada ahora está clara –apunta Schaffer–. Debido a que la corriente de agua tibia es mayor, ahora hay mucho más calor debajo de la lengua de hielo».

Fuente: Europa Press

 

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias