El proyecto de Estado Judío en la URSS

El proyecto de Estado Judío en la URSS

Durante los años ’20 del siglo XX surgió un distrito autónomo judío dentro de la Unión Soviética. El proyecto buscaba un judaísmo socialista, que diera a los judíos una unidad territorial.

Pocos han escuchado hablar de Birobidzhan; del “Proyecto Birobidzhan”; o la “Sion de Stalin”. A 8351km de Moscú se encuentra Birobidzhan, la capital del Oblast Autónomo Judío, o a 174km de Khabarovsk, una de las ciudades más importante del “lejano oriente” ruso. Hace casi 80 años, en pleno desarrollo y consolidación de la URSS y bajo el mando de Stalin, nació este proyecto “alternativo” al Sionismo que estaba próximo a establecer el Estado de Israel. Con la idea de entregar un territorio dentro de la URSS a cada una de las naciones que la habitaban, Stalin decidió crear una Región Autónoma para los judíos.

En su momento, llegaron a vivir aproximadamente 30.000 judíos en Birobidzhan. La mayoría acudieron por iniciativa propia, escapando del hambre y de la miseria que azotaron las regiones de la Rusia europea. Crearon hospitales, teatros, colegios, periódicos y, por su puesto, una sinagoga. Pero una vez creado el Estado de Israel, y ante las políticas represivas de la policía de la URSS, muchos decidieron emigrar. Tras derrumbarse la URSS, el éxodo a Estados Unidos e Israel fue masivo.

La idea de crear un distrito autónomo judío en el Este de Rusia se encontraría con muchos problemas. En principio, de orden físico y material. La región estaba casi en la frontera con China, completamente desconectada de los territorios del viejo imperio ruso donde los judíos habían vivido durante siglos, de modo que no había allí rastros de vida judía anterior. En pocas palabras, la cultura yiddish tenía que construirse desde cero. A la vez, el duro clima de la región oponía numerosos obstáculos al desarrollo de la agricultura, con tierras difíciles de trabajar e inundaciones frecuentes. A pesar de todo, una tierra yiddish comenzaría lentamente a levantarse en Birobidzhan a fines de los años ’20 y sería creada oficialmente en 1934.

Pero si las dificultades materiales pusieron obstáculos al proyecto de levantar un distrito judío en Birobidzhan, los responsables directos de su fracaso serían la represión política y el endurecimiento del antisemitismo en la Unión Soviética. Los intentos de armonizar la emancipación nacional de los judíos con el encuadramiento ideológico en el régimen comunista resultarían en el fracaso: recelosos de todo lo que oliera a nacionalismo, los altos oficiales del Estado soviético pondrían trabas permanentes al desarrollo de la cultura judía en Birobidzhan y someterían al liderazgo judío de la región al control y la censura sistemática.

En la actualidad de los 80.000 habitantes de la ciudad solo unos 1.000 son judíos o descendientes de los antiguos. Las personas usan la estrella de David en el auto o colgando en el cuello sin ser judíos, solo por identificación al lugar. El gobierno local siempre asume compromisos para mantener las tradiciones judías dentro de la ciudad y la provincia. Por ejemplo, el escudo de la provincia es de fondo verde y un león en el medio, un claro símbolo del judaísmo.

Por Samuel Memoli

Editorial
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias