La donación de órganos un acto de amor que puede salvar vidas

La donación de órganos un acto de amor que puede salvar vidas

Por Natalia Salamanca Rivillas

El momento de la muerte de un ser querido es muy complicado para la familia, y aún más cuando se les plantea la posibilidad de donar sus órganos, a uno o más pacientes que los necesitan. Sin embargo es una oportunidad para hacer una obra de amor y generosidad por alguien que todavía tiene una esperanza de vida y que probablemente sufre una enfermedad.

La falta de conocimiento del tema ha contribuido a que las personas no entiendan la donación de órganos y que se generen bastantes mitos que crean temor y el miedo a conversar con su familia a cerca de la muerte y de la posibilidad de ayudar a alguien más.

El 13 de octubre de 2016 se celebrará el día mundial de la donación de órganos y tejidos, pese a las campañas que se desarrollan a nivel internacional, las cifras de donantes son insuficientes en especial en la mayoría de países de América latina.

Cuba, Argentina, Brasil y Uruguay son líderes en la donación de órganos y tejidos en Latinoamérica. Sin embargo, afirmó la Agencia EFE que  “la región mantiene unas cifras de donantes y trasplantes por debajo del promedio mundial, con países como México, Perú y Venezuela con tasas mínimas”

España es el país líder a nivel mundial en donación,  reportó 1.851 donantes y 4.769 órganos trasplantados en 2015, con una tasa de 40,2  y 100,7 trasplantes por millón de habitantes. Los índices en relación con el país Ibérico son bastante bajos para América Latina, se encuentran  en los últimos lugares  Ecuador (3,9), México (3,5), Perú (2,6), Venezuela (1,7) y Guatemala (0,9).

En Colombia las cifras son realmente preocupantes,  es un país de 48 millones de habitantes y solo  donan 10 personas por cada millón. Más de 4.000 personas se encuentran en lista de espera actualmente  por un órgano vital, como el corazón, el hígado, los pulmones, riñones, hígado, páncreas  entre otros.

Qué debe saber sobre la donación de órganos

Es un acto médico en el que se  extraen los órganos o los tejidos que puedan servir con fines de trasplante, a una persona fallecida tanto por muerte cerebral o por paro cardio respiratorio. Este procedimiento debe ser realizado por especialistas en el tema, el único objetivo es que el órgano sirva para trasplante.

Un individuo está en capacidad de ayudar a nueve personas, puede donar riñones, pulmones, corazón, hígado, páncreas  e intestino y vías respiratorias. También se pueden dar tejidos cómo las corneas, la piel, y  los  huesos.

En el caso del tejido óseo se puede usar en múltiples pacientes. También en el caso de  ligamentos o corneas podrían servirle a muchas personas más. La piel es otro órgano que puede contribuir en la asistencia de varios sujetos. Así es como una persona podría ayudar a 55 seres humanos.

La donación se puede efectuar en dos momentos, cuando hay muerte encefálica, (es el cese total de  las funciones del cerebro y el tallo cerebral lo cual es irreversible). Si un paciente tiene un accidente de tránsito y tuvo un golpe en la cabeza. Lo cual le generó una alteración muy grave en el cerebro y  no tienen ninguna respuesta neurológica. En este caso se habla de una muerte encefálica y se miran unos criterios clínicos para determinar si puede donar órganos. Es la única forma de rescatar esos órganos y dárselos a una persona que los necesite.

Las condiciones

Según la Doctora, Liz Maristella Niño Ramírez, Médica Coordinadora de Donación y Trasplantes de la Fundación Clínica Shaio para que se pueda realizar un trasplante  “el paciente debe cumplir unas condiciones especiales, a pesar de que tenga esa enfermedad no debe presentar otras dolencias que repercutan en otros órganos, para que la persona pueda vivir con un trasplante. Ellos siguen siendo enfermos en calidad de trasplantados, tienen un manejo diferente de medicamentos y deben cuidarse”, aseguró la profesional de la salud.

Existentes unas condiciones especiales para que se realice este procedimiento, cada órgano tiene un tratamiento inmunosupresor (Los Inmunosupresores son las drogas que se utilizan para suprimir intencionalmente la producción y la actividad de células inmunes) diferente, el proceso depende del caso particular de cada paciente que va ser trasplantado.

La compatibilidad genética es fundamental entre el paciente que va recibir el órgano y quien lo va donar. Deben tener el mismo tipo de sangre, en el caso del riñón se mide la parte genética que se hace con HLA que es un antígeno de disto compatibilidad (código genético que tiene el ser humano), es necesario que compartan en algo de esa información para que el cuerpo  lo acepte. Entre más compatibilidad menor posibilidad de que lo  rechace. Otro aspecto relevante es la talla y el peso del donante, es decir un órgano de una persona pequeña no le va servir a una persona grande.

Las edades

La Doctora Niño, explicó que los pacientes en general de todas las edades, “La lista de espera es grande y no se pueden clasificar, hay pacientes desde los 0 años hasta los 80”. Entre los 50 o 60 años, cuando ya se empieza a superar la etapa de la adultez se empiezan a aparecer las enfermedades crónicas, sin embargo hay niños que nacen con alguna enfermedad genética y que tienen deterioro de sus órganos y necesitan un trasplante.

La diferencia entre la cantidad de hombres y  mujeres que necesitan trasplante no es mucha. Porque hay enfermedades que desarrollan más unos que otros. En el caso de enfermedades cardiovasculares, la desarrollan en mayor cantidad los hombres,  que las mujeres por lo tanto ellos son los que necesitarían en mayor proporción trasplante de corazón.

admin
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias